Rita Barberá durante su intervención.